Las niñas y niños  a través de la danza aprenden a jugar con el espacio, la música, su imaginación y a crear con sus propios cuerpos. Ésta a su vez, les otorga ritmo, expresión, coordinación, postura, equilibrio, disciplina, entre otros.