Durante la tarde del Miércoles y con una temperatura de 32° nuestros pequeños navegantes vivieron una experiencia refrescante.

Ya desde temprano, a medida que iban llegando, nos contaban que traían en sus bolsos y mochilas, traje de baño, chalitas y toalla, pues tendrían una particular clase de Ludomotricidad durante la tarde.

A las 15:00 hrs., ya estaban preparados esperando al profesor de Ludo, quien armado con un gran balde y mangueras, se instaló en la cancha multiuso de nuestro establecimiento y ahí esperó a los pequeños.

Hacia las 15:30, todo era gritos y risas en la cancha. Un balde lleno de agua,  una manguera que lanzaba chorros como lluvia y chapoteos con pies y manos transformaron la calurosa tarde santiaguina en un momento refrescante.

img_2994 img_2999

 

img_2957img_2947