Había una vez una niñita se llamaba Rosalain. A la anochecer del día 16 de marzo del año 2, Rosalain se marcho a dar un bello paseo por el bosque de al lado de su casa estaba muy oscuro pero no le importaba, ella entro, sin preguntarse tan siquiera ¿qué pasaría si….. se perdiese?

Rosalain llegó al claro del bosque de repente empezó a oír a un arbusto hablar decía:

  • Pequeña ¿qué haces aquí? Me llamo Conejo y me apellido Pascua llámame…..
  • ¡CONEJO DE PASCUA!
  • ¿qué te parece es original? Rosalain afirmaba con la cabeza.
  • Bueno y ¿qué te ocurre te has perdido?
  • No yo nunca me he perdido pero……. ¿me puedes mostrar el camino a casa? aunque no me he perdido.
  • Vale pero que sepas que eres muy testaruda.

Rosalain al llegar a casa se acostó y durmió al día siguiente se levanto y le contó a su padre lo que había ocurrido el no la creyó así que lo dejo estar pero cuando paso el día todos vieron al conejo repartiendo huevos pintados de colores muy llamativos Rosalain estaba muy contenta así que se juro a ella misma y a la luna guardar el secreto de la Pascua.

 

[nggallery id=200]