Durante 9 meses me acogiste en tu seno, Sin importar el dolor que causaba a tu espalda.
Día y noche me cantabas, día y noche me hablabas,
Y al sentir el latido de tu corazón, con ternura me arrullabas.
Cuando me sentí en tus brazos, la emoción me embargaba,
tome tu dedo con mi mano, te apreté tan fuerte,para que jamás me dejaras.
Hoy ya no tomo así tu mano,porque con la misma fuerza
que me aferre una vez a ti te aferraste a mis sentidos
y llenaste de ternura cada uno de mis latidos.

Gracias mamá!!!